RECOMENDANOS con un click: Derecho Constitucional - Domingo Rondina - Dando cátedra: La persona en la Constitución Argentina

Acerca del Constitucionalista

Mi foto
Santa Fe, Santa Fe, Argentina
Abogado con veleidades de constitucionalista y literato. Aprendiz de mucho, oficial de nada. Librepensador me educó mi padre... Mi CV aquí http://www.domingorondina.com.ar/1999/10/cv.html

La persona en la Constitución Argentina

Embriones congelados



Fallos como el que autoriza a una mujer a implantarse embriones sin el consentimiento del ex cónyuge, o la perpetua en el caso 'Píparo', son siempre objeto de polémicas.
En principio digamos que no es digno para ningún niño nacer en un contexto familiar donde se disputa su nacimiento o no, lo que no augura felices vínculos con sus padres.
Claro que debemos acostumbrarnos a estas situaciones porque el avance de la ciencia nos va sorprendiendo día a día.
Y sería deseable que la sentencia comentada llegue hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación para conocer su criterio en un aspecto tan delicado.
En lo que al área constitucional refiere, digamos que la definición de persona incumbe al Congreso, no habiendo impedimentos constitucionales para decidir si la persona existe desde la concepción (unión del óvulo con el espermatozoide) o desde el nacimiento, pasando por las etapas intermedias.
Tal como expusiéramos hace años la situación constitucional puede resumirse del siguiente modo:
1- La Constitución en el inciso 23 de su artículo 75 habla de la "protección del niño en situación de desamparo, desde el embarazo"
2- El pacto de San José de Costa Rica establece que la vida se protege "en general, a partir del momento de la concepción" con lo cual permite excepciones que dispongan los legisladores.
3- La Convención por los derechos del niño no establece que la vida se protege desde la concepción como maliciosamente dicen algunos. Cuando Argentina firma el pacto, por una ley, se aclaró que para Argentina la vida empieza con la concepción. Con lo cual otra ley podría disponer de manera distinta. En FAL la Corte ha dicho que esa reserva no tiene ninguna consecuencia jurídica concreta (es interpretativa, y no es técnicamente una 'reserva').
4- El código civil argentino establece que hay persona desde la concepción, pero que si el feto nace muerto se considerará que nunca existió. Recordemos que el Código Civil también es una ley que puede ser modificada por otra ley.
5- El Código Penal reprime el aborto realizado en cualquier momento desde la concepción, pero admite algunos supuestos: el terapéutico (cuando la vida o la salud de la madre están en riesgo) y el eugenésico (cuando la madre es idiota o demente y fue abusada), aunque algunos entienden que se aplicaría a cualquier caso de violación. También el Código Penal es una ley modificable por el Congreso.
Así, en síntesis, como dijo el convencional Raúl Alfonsín en el debate de la Convención Reformadora de 1994 "Hemos dictado una constitución que permite al Congreso decidir si se permite o no el aborto".
Queda en manos de la prudencia de nuestros legisladores resolver este asunto, y en manos de los ciudadanos peticionar para que atiendan a sus reclamos.


NOTAS RELACIONADAS:



1 comentario:

analia gomez dijo...

En ningun caso se debe permitir el aborto.Actualmente la ciencia soluciona muchos problemas

¿Se justifica el aborto para salvar la vida de la madre?

Si la vida de la madre corre peligro, se debe hacer todo lo posible para salvarla. Igualmente, la vida de la criatura debe tratar de salvarse a toda costa. No es lícito matar directamente a uno para salvar al otro. Si, procurando salvar ambas vidas, accidentalmente, sin quererlo, se produce la muerte de una o de ambas, no hay delito; pero siempre se ha de procurar salvar las dos vidas,

¿Y no se puede provocar el aborto para evitar que nazca una criatura anormal?

El hombre no puede condenar a muerte a una criatura inocente por ser anormal o por el temor de que pueda ser anormal. Aunque la salud y la normalidad son perfecciones del hombre, sin embargo el hombre no vive para ser sano, no es éste el supremo valor. Personas enfermas, deformes, etc., pueden ser muy felices en esta vida , muchas personas pueden prestar grandes servicios a los hombres, aunque sean parcialmente incapaces y nadie puede prever con certeza cómo habrá de ser la vida de una criatura aún no nacida. Hay estudios muy serios que confirman que en los casos en que se diagnosticaron poca vida al bebé los padres que esperaron igual al nacimiento aunque luego este muriera, han tenido mucha más pronta resignacion y aceptación porque conocieron a su hijo.En cambio los que prefirieron abortarlo no se llegaron a consolar por varios motivos.En primer lugar porque le quitaron la vida, también porque se quedaron con la duda de si era tan grave el problema; porque luego pensaron que el problema se hubiera solucionado aunque sea parcialmente y porque hubieran preferido mil veces tener un hijo con deficiencias a haberle quitado la vida