En esta nota explicamos el problema de los registros provinciales que pretenden consignar datos que pueden ser sensibles de los empleados públicos, y la necesidad republicana de saber cómo se asignan los recursos humanos del Estado.